Como actor fundamental del Sistema de las Naciones Unidas y trabajando en estrecha coordinación con la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud (OPS-OMS), y la Oficina del Alto Comisionado para Asuntos Humanitarios (OCHA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) está apoyando al Ecuador en la preparación y protección a las personas de los efectos de la Covid-19; en la respuesta para organizarse ante los brotes; y en la recuperación, evaluando y tomando en cuenta los efectos económicos y sociales de la crisis en los meses venideros.
En el marco del proceso de formulación de la Primera Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) del Ecuador, se identificó la oportunidad de fomentar y apoyar la bioenergía, a través del aprovechamiento energético de los restos y residuos de la materia orgánica o industrial. Es así que, se activó la Mesa Técnica Interinstitucional de Bioenergía, que tiene como objetivo identificar las medidas que permitan el desarrollo de actividades productivas que impulsen la generación de nuevas cadenas de valor y que tengan un impacto en la balanza comercial del país con un enfoque de desarrollo sostenible.
Ecuador, tras la ratificación del Acuerdo de París y la posterior presentación de su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC) a la Convención Marco de las Naciones Unidas frente al Cambio Climático, se comprometió a reducir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). En este sentido, la industria cementera aporta con la mayor proporción de emisiones de gases de efecto invernadero en el sector Procesos Industriales, por lo que dentro de las iniciativas de la NDC de Ecuador se han planteado acciones encaminadas a reducir su impacto en el clima.
La comunidad de San José de Payamino, la primera en Ecuador en otorgar el Consentimiento Libre Previo e Informado (CLPI) para que se continúe con los estudios químicos y biológicos de las plantas medicinales de su territorio, trabajó con investigadores de la Universidad Alma College en la recopilación de plantas medicinales existentes, sus propiedades y aplicaciones según el conocimiento tradicional de los pobladores.
La situación actual de la pandemia por COVID-19 ha producido una crisis a nivel mundial y este problema no es solo de carácter sanitario, sino también humanitario, social, ambiental y sobre todo económico
Nueva York, 20 de mayo de 2020 – El desarrollo humano global, como medida combinada de la educación, la salud y las condiciones de vida en el mundo, podría retroceder este año por primera vez desde la introducción de este concepto en 1990, según alertó hoy el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). “El mundo ha visto muchas crisis en los últimos 30 años, incluida la crisis financiera mundial de 2007-2009. Todas han golpeado con fuerza al desarrollo humano pero, en general, a nivel global se ha conseguido avanzar cada año”, explica Achim Steiner, Administrador del PNUD. “La COVID-19, con su triple impacto en salud, educación e ingresos, puede alterar esta tendencia”.

Involúcrate

 

Trabaja con nosotros

Trabaja con nosotros

¿Interesado en trabajar para el PNUD? Conoce nuestras oportunidades de empleo.

Oportunidades

Síguenos

Síguenos

Descubre el impacto de nuestro trabajo en la región.

Alianzas

 

Alianzas

Desde1966, el PNUD forja alianzas con todos los niveles de la sociedad para ayudar a construir naciones resilientes, que promuevan y sostengan un tipo de crecimiento que mejore la calidad de vida de todos y todas. Presente sobre el terreno, en más de 170 países y territorios, ofrece una perspectiva global y un conocimiento local al servicio de las personas y las naciones.

Sobre Ecuador

17 096 789

Población

34,6%

Tasa de pobreza multidimensional

Mujeres: 0,748 Hombres: 0,763

Índice de Desarrollo de Género (IDG)

0,758

Índice de Desarrollo Humano

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Ecuador 
Ir a PNUD Global