"Como de costumbre" era una frase muy común que usamos para referirnos a la normalidad que vivíamos. No obstante, la pandemia global del COVID-19 nos ha obligado a repensar el significado de esta frase. Las consecuencias de esta crisis sanitaria han tenido profundos impactos en el sector pesquero y, como resultado, en la sostenibilidad de la industria y el sector pesquero artesanal. El sistema alimenticio ha sido trastocado a lo largo de la cadena de distribución, desde la demanda y la oferta hasta la producción. La pandemia ha revelado la vulnerabilidad de las comunidades que dependen de la pesca como resultado del estado informal en la actividad productiva. Las mujeres y los hombres que trabajan en las pesquerías informales, en muchos casos, no tienen acceso a los derechos básicos, entre ellos el riesgo de ser excluidas de la ayuda que se pueda brindar por la emergencia.

La situación actual ofrece una oportunidad para reflexionar sobre el estado de las pesquerías antes de la crisis de COVID-19 y expone la necesidad de un cambio de paradigma en el sector pesquero. Por el lado de la demanda, siguen existiendo mercados que no promueven la trazabilidad o el origen de los mariscos y compran sin ningún requisito de sostenibilidad. Por el lado de la oferta, la pesca ilegal no declarada y no reglamentada sigue planteando desafíos globales, pues muchos pescadores se encuentran en estado de vulnerabilidad mientras operan bajo regímenes informales.

La crisis está demostrando que es urgente fortalecer el adecuado manejo pesquero y el trabajo constante en proveer condiciones laborales estables y seguras para el sector. Las medidas de reactivación económica post COVID-19 deben ir de la mano con la mejora de la gobernanza en las pesquerías. En este contexto, con el financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en ingles), el proyecto Cadenas Mundiales Sostenibles de Productos del Mar (GMC por sus siglas en inglés) y su socio Sustainable Fisheries Partnership (SFP), promueven un enfoque multi-actor que puede ayudar a prevenir que las pesquerías vuelvan a un escenario pre COVID-19, al evitar la continuidad de prácticas de pesca destructivas para lograr una verdadera sostenibilidad de los productos del mar. Las acciones que se implementan por parte del proyecto se enfocan en

·  Plataformas de Pesquerías Sostenibles: Son espacios de concertación que reúnen a autoridades de pesca, representantes del sector pesquero industrial y artesanal, la sociedad civil y el sector privado con otros actores claves en sesiones de diálogo participativo a fin de identificar y enfrentar las causas de fondo que impiden el manejo sostenible de las pesquerías objetivo del proyecto. Este mecanismo de manejo colaborativo construye la legitimidad de las decisiones de manejo al integrar las voces de todas las partes interesadas en los distintos niveles de la toma de decisiones y se puede utilizar en las medidas de reactivación económica post COVID-19.

· Proyectos de Mejora Pesquera (FIPs por sus siglas en inglés): Son esfuerzos de múltiples partes interesadas, en muchos casos liderados por el sector privado, para promover la sostenibilidad de una pesquería (ya sea que la misma quiera intentar certificarse o no). Estos proyectos permiten priorizar la formalidad en el sector pesquero junto con elementos básicos de manejo, tales como recolección de datos, evaluación de poblaciones y mitigación de la pesca incidental. En los países en donde los FIPs son implementados como una herramienta para la mejora de sus pesquerías, estos se pueden usar para promover la transparencia, la colaboración y el compartir información entre los actores que forman parte de la cadena de suministro; además de generar insumos clave para enfrentar los retos del escenario post COVID-19 en este sector.

· Mesas Sectoriales de Compradores (Supply Chain Roundtables): Son espacios que reúnen a compradores de productos del mar, para en conjunto, alentar mejoras en las pesquerías, entendiendo los efectos de una competición excesiva por recursos pesqueros que puedan llevar a su sobreexplotación.  

En el contexto del COVID-19, las Mesas Sectoriales de Compradores se pueden usar para: recoger información crítica de los distintos sectores, intercambiar las lecciones aprendidas, compartir recursos y proveer consejos a las empresas involucradas en conjunto con organizaciones y expertos en salud. Un ejemplo de esta colaboración es que, SFP ha logrado producir y consolidar a través de su extensa red de proveedores y compradores, líderes de proyectos de mejora pesquera y acuacultura, y otros, una serie de materiales y recursos disponibles a fin de ayudar a las empresas y pescadores a enfrentar los efectos del COVID-19.

Existe una gran oportunidad de promover acciones para lograr la sostenibilidad de las pesquerías e involucrar a todos los actores de la cadena de suministro. El proyecto GMC trabaja con cadenas de distribución internacionales y también con los productores y procesadores domésticos. Su modelo de implementación sistemática sirve como un ejemplo de comanejo participativo el cual integra las plataformas gubernamentales, las herramientas de mercado, los proyectos de mejora pesquera liderados por el sector privado y la colaboración de las mesas sectoriales de compradores, trabajando por un interés común.

El sector privado con el apoyo de los gobiernos puede desarrollar y promover el conjunto apropiado de incentivos basados en responsabilidad durante el proceso de recuperación económica. Estos grupos de interés pueden reunirse e impulsar el manejo efectivo de pesquerías como parte de las medidas de reactivación económica y los compromisos renovados hacia el abastecimiento sostenible.

Finalmente, existe la necesidad de promover la colaboración entre diferentes actores, de aprender y compartir las lecciones aprendidas y buenas prácticas generadas durante este tiempo de crisis sanitaria, de repensar las estrategias y promover mayor innovación en el futuro a fin de abordar los aspectos revelados por esta crisis, y continuar los esfuerzos por pesquerías sostenibles y el bienestar humano.

Para obtener más información sobre las actividades del Proyecto, ver el informe global GMC, la biblioteca y también, el siguiente vídeo

 

Diego Orellana, Coordinador Internacional del Proyecto GMC/PNUD

Enrique Alonso, Coordinador de Pesquerías, SFP

Icon of SDG 14

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Ecuador 
Ir a PNUD Global