Mujeres venezolanas de la Asociación Textil 'Sin Fronteras'.

Ecuador es un país de recepción, tránsito y emisión de migrantes. Sin embargo, en los últimos años ha sido principalmente un país de tránsito, hacia Perú, Chile y Argentina, y de recepción, especialmente de ciudadanos venezolanos que buscan protección y mejores oportunidades socioeconómicas.

Desde 2015, más de 1.15 millones de venezolanos pasaron por un “corredor humanitario”[1] vía Ecuador, Colombia y Perú, de los cuales hasta 2019, casi 400.000 se asentaron en Ecuador[2].

Esta población en movilidad humana representa una gran oportunidad para el Ecuador en términos de dinamización de la economía, entre otras consecuencias, pero también representa retos para los que el país debe establecer mecanismos. En concreto, hay otros desafíos como la importante cantidad de migración interna, principalmente desde el sector rural hacia el urbano, y por otro lado, un importante flujo de retornados que regresan al país por no haber encontrado oportunidades económicas en el exterior o por motivos de reagrupación familiar.

Como respuesta, Ecuador ha logrado importantes avances en el desarrollo de políticas públicas para personas en movilidad humana y su integración socioeconómica. A pesar de esto, con la crisis socioeconómica de los últimos años, ahora exacerbada por los efectos de la pandemia COVID-19, y con el aumento de los flujos migratorios se han generado nuevos retos en torno a la integración socioeconómica de personas en movilidad humana y las comunidades de acogida.

Frente a este contexto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo  (PNUD) considera en su Estrategia sobre la Movilidad Humana y el Desarrollo Sostenible en América Latina y el Caribe, que la movilidad humana es un motor para el desarrollo de la región.  Y como organización asume un rol de gestión del nexo entre la ayuda humanitaria y el desarrollo, promoviendo procesos hacia la recuperación sostenible e inclusiva, y fortaleciendo las respuestas nacionales y locales de mediano y largo plazo a los desafíos migratorios.

De esta manera, el PNUD ofrece su apoyo, trabajando de manera integral e incluyendo a múltiples actores, entre los cuales se destaca el gobierno central, los gobiernos locales y el sector privado.

Actualmente, el PNUD en Ecuador trabaja en dos proyectos vinculados a esta temática: el ‘Programa Integra’ y 'El Aporte de la Migración para el Desarrollo Sostenible'.

El Programa Integra, que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y el trabajo coordinado con HIAS, Ayuda En Acción y CISP, promueve la integración socioeconómica de personas en movilidad humana y comunidades de acogida, por medio del fortalecimiento de gobiernos locales e impulso de proyectos de innovación. Además, hay un particular énfasis en apoyar a mujeres, pues es la población que enfrenta mayores condiciones de vulnerabilidad.

Para lograrlo, el proyecto planeta tres líneas de acción, en especial con los gobiernos locales: i) fortalecimiento de capacidades para integrar el enfoque de movilidad humana en su gestión; ii) fortalecimiento de capacidades para promover servicios de integración socioeconómica; y, iii) asistencia técnica para ejecución de programas que fomenten la empleabilidad y el emprendimiento, aportando así a la reactivación económica de los territorios.

Este proyecto se está ejecutando en 9 ciudades a nivel nacional, Quito, Guayaquil, Milagro, Durán, Santa Rosa, Machala, Huaquillas, Ambato y Latacunga; e inició en julio de este año, a través de un proceso de sensibilización y transferencia de herramientas para promover programas de integración socio económica con la gestión coordinada de los gobiernos cantonales de estos territorios.    

Por otro lado, con el proyecto “El Aporte de la Migración para el Desarrollo Sostenible”, en  alianza con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y el apoyo financiero de la Agencia Suiza de Cooperación para el Desarrollo (COSUDE), se busca visibilizar los beneficios de los procesos de movilidad humana para el desarrollo. Esto se desarrolla en Manta y Santo Domingo donde  se alinean prioridades de  comunidades de acogida, de origen, migrantes y sus familias.

El aporte de PNUD en este proyecto es incentivar y visibilizar la labor del sector privado en los procesos de integración socioeconómica a través del fomento de la empleabilidad e inclusión financiera. En este sentido, durante 2021, el PNUD está implementando procesos de sensibilización y fortalecimiento de capacidades con empresas y cooperativas ubicadas en las ciudades de intervención.

Las experiencias mencionadas están demostrando que, con la alianza entre diversos actores y voluntad política traducida en la inversión de recursos y acciones a favor de la integración socioeconómica, podemos encaminarnos hacia una sociedad más inclusiva. Una sociedad que abrace la diversidad y sea capaz de sacar provecho a todas sus ventajas y potencialidades en beneficio de todas las personas, sea cual sea su origen o destino.

 

Cristina Burgos, oficial de Desarrollo Económico Inclusivo del PNUD en Ecuador

 

 

 

 

[1] http://reporting.unhcr.org/node/2543

 

 

[2] Ministerio de Gobierno de Ecuador. Disponible en https://www.ministeriodegobierno.gob.ec/migracion/ .  

 

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 05 Icon of SDG 08 Icon of SDG 11

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Ecuador 
Ir a PNUD Global