Equipo del PNUD durante un ejercicio interno.

¿Qué es el Laboratorio de Aceleración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)? ¿Cómo se espera que acelere el cumplimento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)? ¿Qué ejemplos se tiene de que lo que puede llegar a hacer? Como equipo, nos hemos encontrado respondiendo a estas preguntas durante las primeras semanas de inserción en la oficina del PNUD en Ecuador. Lo enriquecedor de esta experiencia es justamente que no ha sido una experiencia aislada, otros 59 equipos esparcidos por el mundo han abordado las mismas cuestiones.

Como primera impresión, hemos realizado esfuerzos para explicar el potencial de utilizar ciclos de aprendizaje de corto y mediano plazo para acelerar el cumplimento de los ODS empleando inteligencia colectiva, soluciones locales y experimentos; lo que representa una alternativa distinta a parámetros convencionales en el diseño e implementación de proyectos de desarrollo.

El Laboratorio busca contribuir con nuevos enfoques y ayudar a una mayor eficiencia de la cooperación, generando proyectos “con” las comunidades y socios y no necesariamente “para” ellos. Este proceso de co-creación se centra en priorizar la inteligencia colectiva como principal herramienta de construcción. También se propone realizar un portafolio de experimentos que nos guíen sobre qué funciona y qué no, partiendo del hecho que aún no se tiene la respuesta idónea al problema, no exclusivamente implementando pilotos, que en cierta medida, buscan probar que la solución es la pensada.  En este enfoque, el Laboratorio busca indagar las soluciones que las comunidades ya han encontrado a sus problemas, y a partir de la experticia local generar propuestas de proyectos y experimentos que aceleren el logro de los ODS.

Los primeros pasos que hemos dado junto al resto de los laboratorios a nivel mundial para insertarnos en la oficina de PNUD es entender la amplitud del portafolio de proyectos (denominado en inglés como sensemaking). Lo interesante de este ejercicio es que construye el estado de arte del portafolio indagando sobre la diversidad de los actores involucrados, la complejidad de la implementación en territorio, las herramientas empleadas, el impacto así como la ubicación geográfica de los proyectos. La finalidad de realizar este análisis es encontrar conexiones entre las áreas y conocer sobre sus lecciones aprendidas y desafíos que enfrentan para así apoyar, desde el Laboratorio, el trabajo que realizan.

Llevamos a cabo reuniones con los equipos de las áreas de programa - Ambiente y Energía; Gobernabilidad Democrática y Desarrollo Social; Desarrollo Económico Inclusivo y Gestión de Riesgos; además de la Unidad de Género; y el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), de modo que  pudimos explorar qué proceso se sigue para generar los proyectos y qué desafíos han tenido los proyectos en su implementación. Durante las reuniones, era clave poder generar un espacio de intercambio de información estructurado para poder entender la complejidad de cada proyecto e identificar el apoyo que se puede brindar desde el Laboratorio. Por otro lado, nuestros colegas ven al laboratorio como un actor clave para generar articulaciones inter-programáticas y esto nos motiva aún más para contribuir al logro de los objetivos del PNUD,  en consonancia con las prioridades nacionales y la Agenda 2030.

 

Otra herramienta útil para capturar el estado de arte del portafolio de proyectos fue mapear la ubicación de estos en el territorio. Para lo cual nos servimos de los registros de información ya habientes en intranet y documentos de proyecto. Generar a partir de los registros administrativos bases de datos para la toma de decisiones es una excelente práctica. Además, este ejercicio permite conocer más a fondo cómo se escoge la ubicación geográfica del proyecto. Aprendimos de la larga experiencia de nuestros colegas que muchas veces para implementar un proyecto en territorio es fundamental contar con fuertes alianzas y que las contrapartes tengan las capacidades y competencias necesarias para la ejecución. Por lo cual, ubicarse en los territorios más vulnerables, que la mayoría de sus veces carecen de estas estructuras, es aún retador.

Esta primera indagación en el portafolio de proyectos ha permitido entender las múltiples oportunidades que tiene el laboratorio para participar en la aceleración de estos. Para continuar con este ejercicio de exploración, ahora se ahondará sobre el portafolio de alianzas estratégicas que maneja la oficina buscando identificar cuáles de estas alianzas son fuertes y cuáles otras se pueden potencializar y explorar. ¡Les invitamos a sumarse, a generar y fortalecer alianzas con el PNUD para acelerar el cumplimiento de los ODS!

 

Ana Grijalva, responsable de Exploración del Laboratorio de Aceleración del PNUD en Ecuador.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Ecuador 
Ir a PNUD Global